UN ARMARIO BÁSICO RESUELVE LA VIDA DE LA MUJER EJECUTIVA


Para todas las que piensan que debes ganar una fortuna para vestirte bien, o recurrir a gastos innecesarios, a continuación te dejo una serie de recomendaciones que son muy precisas para aliviar este estrés que seguro te está alterando.


Aunque no lo creas, las mujeres tenemos licencia para innovar e improvisar con la combinación y juego de colores, cosa que nos ejecutivos no pueden darse ese gusto.

El armario de una mujer ejecutiva estará nutrido de prendas básicas y de buena calidad.


Blusas.

Deben ser de manga larga o tres cuartos y entalladas. Telas muy delicadas y firmes, que no sean transparentes y con escote moderado.


Si bien es cierto que las blusas estilo camisas ya pasaron de moda, lo ideal es mantener un estilo moderno colores claros .

.


Faldas.

La falda es una prenda más difícil de llevar.


En la época de los 70s y 80s, se usaba esta prenda como algo esencial; y en el mundo empresarial, la falda era la principal pieza del uniforme y las ejecutivas lucían elegantemente .


Hay que tomar en cuenta que no se debe usar la falda muy ceñidas o con aberturas pronunciadas.

Mientras mejor tenga la caída, más elegante te verás.

El largo ideal es hasta la rodilla.







Los sacos y chaquetas son ideales para mejorar y complementar el atuendo. Un buen saco es sinónimo de elegancia. Te recomiendo tener en su armario tres sacos básicos imperdibles, negro, combinado y blanco.

Algo que debes tomar en cuenta es el corte clásico y los botones. Aquellos de solapa cruzada, hombreras y botones grandes quedaron para las fotos. Lo más chic es un saco sofisticado.




Usar pantalones no es novedad, al contrario es la prenda más utilizada en todo armario femenino y también ejecutivo.


Los pantalones tienes diferentes categorías y hay desde los típicos vaqueros hasta de seda y corte campaña para trajes de cóctel.


Para un atuendo ejecutivo, los pantalones al igual que las faldas, no deben ser entallados. Lo aconsejable es que sean de buen corte y que terminen sobre el doble del pie.