SIN COMUNICACIÓN NO HAY POLÍTICA

El ciudadano común percibe al Gobierno, como un ente negativo. Si bien es cierto que la credibilidad institucional carece de aceptación, es poco o nada lo que se aprecia como comunicación. Existen demasiados espacios vacíos.

No podemos ver si se esfuerza permanentemente en cumplir los indicadores sobre el déficit público, la deuda, el mercado laboral, y otras tantas cosas, que lamentablemente han dejado de lado a la comunicación.



Presentar los hechos o nuevas políticas de estado, sin tener la capacidad de convicción, abren el debate público. Las ideas son muy importantes, los intercambios de opinión tienen lugar desde la mesa de redacción de cada una de las personas.

Los medios de Comunicación y las Redes Sociales, se enfrentan vertiginosamente, y por debajo de este entretenimiento están la política, los partidos, las elecciones, los cuestionamientos morales, la búsqueda de valores, o la discusión sobre los recursos estatales etc.


Lo que sucede con el mensaje

Lo más importante es la efectividad a la hora de transmitir un mensaje. Que no presenten mensajes contradictorios, para evitar especulación. Que proporcionen información real, comprobable.


La Comunicación pública del Gobierno, no debería tener interés partidario; tienen que entender y aceptar que los criterios de masas están motivados por indicadores de la gestión de sus gobernantes. La premisa es la transparencia.


Con lo expuesto, aspiro que se tome muy en cuenta, que el país necesita tener activada una comunicación auténtica, real y que llegue a todos los niveles.


Y para terminar, recordemos que vivimos en un mundo donde la influencia de lo instantáneo afecta a la comunicación. Este estrés comunicativo nos lleva a consumir información de manera ansiosa y superficial con una racionalidad limitada.


De lo oficial a las redes

Sabemos que ya cambiaron las formas de comunicar. Esto no significa que se haya perdido la rigurosidad y eficiencia. Si hacemos una retrospectiva, la comunicación oficial, es el pronunciamiento de un funcionario sobre determinados temas. Existe una enorme responsabilidad al escribir 280 caracteres, y que, al no tener un concepto claro, más bien prenden las alarmas para la desinformación.

Informar por twitter es lo más complejo. Todo debería estar respaldado por un adjunto, como mensaje oficial.

Tenemos muchos temas que conversar, para ir entendiendo el comportamiento de la Comunicación y su importancia en toda la estructura social.

Entradas Recientes

Ver todo