top of page
Portada Linkedin oficina foto blanco (3).png

EMPECEMOS A HABLAR DE IMAGEN PÚBLICA



La imagen es lo que objetivamente corresponde a la realidad, pero también lo que se transmite, o lo que se aparenta.

A principios del siglo XX, podíamos afirmar que en términos de opinión pública, la imagen equivalía a la opinión, no en el sentido de percepción, sino como reputación, aprecio y consideración general de los otros.


Recorriendo sus inicios, Nicolás Maquiavelo, escribió el primer tratado moderno sobre imagen pública, remitiéndose a ese viejo precepto que hay que evitar todo cuanto aquello sea del mal gusto o desentone y obviamente, trasladando al tiempo actual, es lo ha evolucionado a “crear imagen”. Los factores que contribuyen a formar imagen van desde cualquier acción, gesto o manifestación; simbología, acciones ejecutadas en los ámbitos públicos y privados.


Cuando queremos entrar en el campo actual, donde hay un sin número de conceptos, que los usan de acuerdo a la conveniencia, es necesario recordar que la buena imagen radica en la dignidad en todas las circunstancias, sean éstas favorables o no.


La imagen pública no es un objeto o una cosa material que se encuentran en el espacio exterior, sino una representación mental, o un fenómeno imaginario. La imagen se construye, y sobre esta premisa los consultores desarrollamos estrategias para crear el perfil profesional o la imagen pública o corporativa que nos encargan. Por lo general la mayoría de las personas suelen asociar a la imagen pública con un político o un funcionario de Gobierno, pues no es así.

Aquí tienes algunos pasos que puedes seguir para construir una imagen pública efectiva:

  1. Autoconocimiento: Antes de poder proyectar una imagen pública, es importante que te conozcas a ti mismo. Reflexiona sobre tus valores, objetivos, fortalezas y debilidades. Comprender quién eres y qué representas es esencial.

  2. Define tus objetivos: ¿Qué quieres lograr con tu imagen pública? Establece metas claras y específicas. ¿Deseas ser percibido como un líder, un experto en tu campo o una persona confiable? Define tus objetivos y trabajará en función de ellos.

  3. Consistencia: Mantén la coherencia en la forma en que te presentas a lo largo del tiempo. Esto incluye tu apariencia, comportamiento, comunicación y valores. La coherencia ayuda a construir una imagen sólida y confiable.

  4. Apariencia personal: La forma en que te vistes y te cuidas a ti mismo es importante. Asegúrate de que tu apariencia sea apropiada para tu campo y que refleje la imagen que deseas proyectar.

  5. Comunicación efectiva: Trabaja en tus habilidades de comunicación. Esto incluye tanto la comunicación verbal como la no verbal. Sé claro en tus mensajes, escucha activamente a los demás y procura mantener una comunicación positiva.

  6. Redes sociales y presencia en línea: En la era digital, tu presencia en línea es fundamental. Asegúrate de que tus perfiles en redes sociales sean profesionales y reflejen tus objetivos. Publica contenido relevante y positivo, y gestiona tu reputación en línea.

  7. Desarrollo profesional: Invierte en tu desarrollo profesional. Mantente actualizado en tu campo, asiste a conferencias, talleres y cursos de formación. Ser un experto en tu área mejora tu imagen.

  8. Ética y valores: Mantén una conducta ética y coherente con tus valores personales y profesionales. La integridad es clave para construir una imagen pública sólida.

  9. Relaciones interpersonales: Cultiva relaciones positivas y constructivas con las personas que te rodean. La forma en que te relacionas con los demás puede tener un impacto significativo en tu imagen pública.

  10. Aprende de tus errores: Todos cometemos errores en algún momento. Lo importante es aprender de ellos y utilizar esas experiencias para crecer y mejorar tu imagen pública.

  11. Feedback: Pide retroalimentación a amigos, colegas y mentores de confianza. Aprender cómo te perciben los demás puede ayudarte a ajustar tu imagen según sea necesario.

  12. Mantén una actitud positiva: La actitud positiva es contagiosa y atrae a las personas. Sé optimista, respetuoso y amable en tus interacciones.


La imagen pública, está ahí, exhibida en una vitrina para que cada uno tenga su propio concepto. Sin embargo, eso es lo que debemos evitar. La imagen pública debe ser pulida, direccionada, analizada y proyectada. Profesionalmente hay muchos procesos que seguir y varias alternativas.

Entradas Recientes

Ver todo

Otras entradas

Marianella Valdez

Marianella Valdez

Consultora en Comunicación e Imagen

SALVA AL MUNDO

bottom of page